Prensa

Maximizar logros no garantiza que el reclutador se interese en su perfil. Irse al otro extremo también podría ser contraproducente. El talento debería poder explicar situaciones difíciles.

Son muchos los escándalos conocidos por mentir en la hoja de vida. Sin embargo, esta no es una práctica que se limita a la esfera política.

La tentación también vence al ciudadano de a pie, quien en un afán de obtener el puesto anhelado llega no solo a inventar experiencia laboral sino a ‘desinflar’ algunos logros en su curriculum vitae (CV).

Para muestra un dato: un 85% de los candidatos suele mentir en el CV, frente al 66% de hace cinco años, según el HireRight’s 2017 Employment Screening Benchmark Report.

Engaños más frecuentes

El gerente general de Ronald Career, Ernesto Rubio, señala que falsear la hoja de vida no es un comportamiento frecuente en cargos medios o altos, ya que los aspirantes temen incurrir en titulación académica falsa.

“Es más común la magnificación de algunos logros o hitos de gestión”, comenta el especialista.

La profesora de Administración de la Universidad del Pacífico, Rosa María Fuchs, señala que tener un CV sobrecalificado no garantiza la contratación. “La persona se podría desmotivar o dejar el puesto al encontrar una mejor oportunidad”, explica sobre lo que podría pensar el empleador en este caso.

Asimismo, Rubio menciona que se suele descubrir cuando el desempeño ha sido pobre en trabajos anteriores o cuando el profesional se atribuye a sí mismo logros que normalmente se consiguen en equipo.

Las organizaciones buscan cada vez más habilidades relacionadas a la responsabilidad: “Quieren saber cuántas personas tuvo a cargo, qué capacidades demostró y qué logros consiguió en equipo”, asegura la profesora Fuchs.

Algunas fechas y/o títulos también se pueden ver trastocados en menos casos.

Fuchs advierte que las compañías están al tanto de la tendencia en los jóvenes por quedarse cortos periodos.

Pruebas de verificación

Otra de las habilidades que suelen falsear los postulantes es el manejo de idiomas. Sin embargo, los reclutadores de talento descubren el fraude al realizar evaluaciones.

“A través del arte de preguntas se verifica si la persona cuenta con los conocimientos. No ser capaz de justificar todos los elementos evidencia que la información no es veraz y se invalida al candidato”, sentencia Paola Chocano, consulting director de Career Partners Perú.

Lo importante, según Fuchs, es colocar todas las experiencias y estar preparados para dar explicaciones cara a cara. “Las situaciones difíciles también podrían hablar bien de nosotros”, agrega.

Información en redes sociales

Entre tanto, según información recogida por el diario Expansión de CareerBuilder, el 70% de los empleadores usa las redes sociales para comprobar si es verdad lo que los candidatos afirman en su hoja laboral.

Rubio asegura que en el proceso de reclutamiento de talento, las redes sociales permiten conocer más a fondo a los aspirantes según el tipo de comportamiento que muestran o la información que difunden en sus cuentas personales.

“Todo profesional debe evaluar muy bien el tipo de contenido y cómo puede ser percibido por potenciales reclutadores”, sugiere al respecto Chocano.

Notas: Gestión (https://bit.ly/2w9IGSB)

Tags:

Shares:

adminCareerp