Prensa

Tras la salida abrupta de un líder, la organización debe demostrar que la empresa no es de una sola persona. Por lo contrario, debe sustentarse en un equipo competente detrás dejando en claro que el negocio no sufrirá interrupciones.

El cese de un líder es complicado de manejar, más aún cuando esto se produce de forma intempestiva.

El país lo acaba de vivir con la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski a la Presidencia. Es por esto que, en el campo empresarial, ninguna compañía queda exenta de atravesar una experiencia similar.

Así, más allá de las declaraciones postcese que pueda dejar el jefe para transmitir tranquilidad, la estrategia preventiva de la empresa es la que evitará pagar un alto costo corporativo como pérdida de clientes o el deterioro del clima organizacional.

  1. Protocolo de prevención

Un plan de contingencia es la clave para brindar la seguridad y continuidad del negocio, explica Juan Vegas, docente de la carrera de Psicología Organizacional de la Universidad ESAN. En su elaboración participan los directivos, comunicadores o firmas outplacement que se encargan de estudiar los mensajes para el anuncio del cese y la preservación de la moral de los que quedan, señala Ernesto Rubio, vocero de Career Services Group.

Por su parte, el presidente de Career Partners Perú, Manuel Cubas, aclara que esta guía sea escrita o hablada, esclarece responsabilidades: “quién debe ser la única persona que pueda responder ante los medios y qué informar al personal”.

Cubas sugiere además que el protocolo establezca la conformación de un comité de prevención: “este debe reunirse y planificar acciones de comunicación interna y externa, así como evaluar daños potenciales y cómo minimizarlos”.

  1. Un mensaje de confianza

La reunión entre las cabezas debe ser inmediata tras conocerse la salida del jefe.

Para Rubio, en una mañana se puede tratar el contenido y las premisas básicas para armar un discurso que los máximos directivos se encargarán de comunicar.

“Un principio básico en estos casos debe ser el tener la menor cantidad de sorpresas”, menciona Cubas, quien recomienda usar palabras positivas y orientadas a tranquilizar a los trabajadores y al público externo con frases como “estamos evaluando lo sucedido y apenas contemos con un informe detallado de los hechos, procederemos a informar las acciones siguientes”.

El analista de finanzas de Venator Knitwear, Daniel Huaringa, resalta que el mensaje debe generar confianza hacia proveedores y clientes para demostrar que hay un equipo competente detrás. “Estamos bien, las cosas no van a cambiar e incluso, van a ser mejores”, ejemplifica Huaringa sobre el contenido del anuncio.

  1. El costo corporativo

El docente Vegas advierte que no tener una estrategia podría deteriorar el clima organizacional y afectar la confianza de los clientes, por lo que la fidelidad de la marca se dañaría.

“Esta factura pasa invisible y muy cara a los empresarios que no consideran el cese como un aspecto crítico que se relaciona de manera estrecha con la imagen reputacional de la organización”, menciona Rubio. Pues, sin previsión, se reduce el valor de la firma para posibles certificaciones y calificación en buenas prácticas.

Una irresponsable gestión, según Cubas, podría conducir a la quiebra de la empresa o un cierre temporal de operaciones.

Nota: Gestión (https://bit.ly/2GyVzcU)

Tags:

Shares:

adminCareerp